09-01-2017
Un hito urbano emerge en la ciudad

En el atardecer del viernes 30 y en el marco del 124° Aniversario  de la fundación de la ciudad de Brinkmann, fue inaugurado el Monumento en honor al Bicentenario de la Independencia.

El acto contó con la presencia del intendente Gustavo Tevez, acompañado de todo su equipo de Gobierno, la Diputada Nacional María Eugenia Brezzo, los intendentes de Col. Vignaud Evangelina Vigna, de Seeber Egidio Ferrero y de La Paquita Rubén Para. Además participaron representantes de las instituciones de la ciudad y un muy buen número de vecinos.

Al oírse la voz que doscientos años después confirmaba “la voluntad de las provincias de romper los vínculos e investirse del alto carácter de una nación libre e independiente…” comenzaba el acto de inauguración de un nuevo hito urbano para la ciudad y se cerraba de esa manera un año de celebración por los 200 años de la independencia nacional.

Llegaría luego la representación artística de las gimnastas de Club A. y C. San Jorge  Carolina Díaz Páez y Diamela Gonzales quienes a cargo de la Prof. Luisina Ruiz realizaron una representación en danza del que fuera el himno del bicentenario: la canción “Juntarnos”.

Al momento de los discursos la Diputada Brezzo saludó a todos los brinkmanenses por un aniversario más de vida de la ciudad y abogó por un país libre e independiente en el que nos sintamos orgullosos de ser argentinos. Además, aprovechó la oportunidad para hacer entrega de un subsidio de $10.000 al cura párroco Roberto Lorenzatti destinado a obras de mejoras en el Templo San Cayetano.

Luego el intendente Gustavo Tevez manifestó su alegría de estar inaugurando “un monumento que quedará como un hito, un recuerdo para generaciones futuras”. Además expresó que es un símbolo de hermandad, unión, paz e independencia. Y una muestra de que los brinkmanenses pueden trabajar de manera conjunta para dejar una mejor ciudad a las próximas generaciones.  

Recordó que no es casual que este monumento esté emplazado en este lugar. Forma parte de una obra de sistematización y mejora de este sector de la ciudad y la rotonda en la que está ubicado viene a colaborar con la solución a los problemas del tránsito en esta esquina que es realmente muy concurrida tanto por vehículos como por peatones y ciclistas.

 

Luego, el intendente junto la diputada María Eugenia Brezzo, la Presidente del Concejo Deliberante Mariela Quinteros, el Vicepresidente del Tribunal de Cuentas Raúl Ambroggio y los funcionarios Gisela Hidalgo y Walter Olivera procedieron a la inauguración formal descubriendo la placa que recuerda este momento.

Concluida la parte protocolar el Taller Municipal de Tango “Arrabal Tango” a cargo del Profesor José Castro deleitaron a los espectadores con su espectáculo de música ciudadana.

 

La obra

El Monumento del Bicentenario de la independencia nacional surgió de un concurso de ideas puesto en marcha por el Gobierno de la Ciudad para celebrar tan importante fecha.

De entre las más de 20 propuestas presentadas, el jurado (integrado por los escultores Héctor Chalub y Juan Longhini de la Agencia Córdoba Cultura, el Prof. de Historia Alfredo Gaitán, la Artista Plástica Noris Torraza y la Arq. Carola Melano) eligió la obra diseñada por los arquitectos María Laura Casalis, Emiliana Jeandrevin, Ignacio Pereyra y Fabián Tolosa.

Haciéndose eco de las primeras letras de nuestro histórico himno nacional, aquellas que dicen que “Se levanta a la faz de la tierra una nueva y gloriosa nación”, el monumento es de imagen sobria pero cargada de simbolismos y evoca el surgimiento de nuestra patria, que emerge rompiendo sus vínculos de opresión a través del férreo esfuerzo de los patriotas y de todo el pueblo argentino que ayudó a la consolidación y construcción de una nueva nación.

Son tres los ejes que resumen la obra que a partir de hoy disfrutaremos en todo su esplendor.

-           Una base de adoquines de hormigón que va ascendiendo hasta convertirse en un talud revestido en piedra en su interior, simbolizando la tierra dando a luz una nueva nación.

-           Dos placas de hormigón de 10 metros de altura que muestran en su parte más cercana a la tierra las ataduras que sometían a nuestra nación y de las cuales se va liberando; permitiendo que las dos torres emerjan y se eleven simbolizando el surgimiento de la patria libre e independiente.

-           Y finalmente, un conjunto de elementos filares que rinden homenaje al gran pueblo argentino que aportó a la construcción y grandeza de este país durante estos dos siglos.

 

La ciudad cuenta con un nuevo hito que marca el homenaje de todos los brinkmanenses a la gesta de la independencia.